JULIO VERNE.

•7 marzo, 2010 • Dejar un comentario

Sobre el gran Julio Verne no voy a escribir ninguna biografía ni bibliografía, y la razón es muy sencilla: Hay cientos  de ellas por la red, no teneis más que echar un vistazo a la wikipedia y tendreis toda la información completa.

Verne siempre fue mi escritor favorito, especialmente cuando era pequeño, en una época en la que el cine y la tv no nos invadía masivamente. Arturo Pérez-Reverte dijo sobre él que no le gustaban sus personajes, que eran demasiado planos y no estaban suficientemente desarrollados. Cuando lees una novela de aventuras, sobre todo de pura aventura como son las obras Vernianas, creo que no es necesario, pues se puede caer en el error de perder el ritmo narrativo y alejarnos del tema principal.

Los personajes de Verne  suelen ser científicos o gente estrechamente relacionada con la ciencia .  Ese enlace aventuras-ciencia es lo que lo hace aún más atractivo, uniendo las aventuras con los grandes descubrimientos de la época, algunos, como ya sabemos , adelantados a su tiempo (el submarino es su ejemplo más famoso).  

Leer a Verne a una edad temprana provocó a muchos chavales descubrir su vocación. Muchos científicos famosos entrevistados han afirmado leerle cuando eran críos. 

Siempre se ha considerado A Julio Verne literatura juvenil. La frontera entre literatura juvenil y literatura “adulta” no está ni más ni menos que en la editorial o en el tema de la novela. Es incomprensible que “20.000 leguas de viaje submarino” sea considerada infantil o juvenil cuando está plagada de descripciones científicas y contiene prácticamente un tratado de ictiología y biología marina en su interior, teniendo que hacer adaptaciones más livianas para poder ser “digerido” por sus jóvenes lectores.  

 Verne es el dios de las aventuras.  Para mí, su libro más completo es “viaje al centro de la tierra”. Es imposible dejar de leerlo desde la primera página. Sigue los parámetros vernianos en cuanto a personajes . Los protagonistas son un mineralogista y geólogo alemán, y su sobrino, también muy ducho en materias científicas.

No puedo dejar de recordar cómo devoraba el libro la primera vez que lo leí y cómo lo sigo haciendo una vez al año desde hace muchos años ya, convirtiéndose en mi libro favorito con diferencia. Es la aventura por excelencia, muy ameno y nada largo, haciendo que todo pase muy rápido, casi sin descanso. Muy recomendable para todas las edades.

Leer a Verne  me hizo “diseñar un submarino”, querer ser biólogo, paleontólogo, geólogo, astrónomo, arqueólogo… todo dependía del libro que leyera en ese momento.  Los domingos siempre acababa en algún museo soñando con el día en el que pudiera exponer mis descubrimientos, algo muy recomendable cuando se es niño, muy alejado de las pretensiones de los chavales de hoy en día, cuya máxima ilusión es hacerse famosillo de telebasura.

ESTRENO DEL NUEVO BLOG.

•4 marzo, 2010 • 2 comentarios

Bienvenidos a “la otra cara”. Este blog pretende complementar en cierta forma a ” El pintor de batallitas”, dando cabida a ciertos post que no podrían ser publicados en él. En este blog podremos hablar y compartir opiniones sobre casi todo. Todo el mundo está invitado a participar en él, no sólo con los comentarios, sino publicando el post. No teneis más que pedírmelo . Espero que os guste.

 

Filín de Rusadir